Cuaderno del Prado. Dibujos, notas y apuntes de una ilustradora en el museo.

Los paseos de Ximena Maier por los rincones del Museo del Prado.

El Cuaderno del Prado es el resultado de un año de visitas de Ximena Maier al Museo: una serie de dibujos y acuarelas hechos al vuelo, acompañados de sus curiosas y entretenidas reflexiones sobre el Prado y el arte en general. 

Ximena va al Museo del Prado desde hace más de 20 años. Dibuja, mira, escucha, toma notas... Unos días los dedica a Goya o a Velázquez y otros hace series de perros o de coronas o de manos. Tiene cuadros favoritos (como todo el mundo) y otros que no le gustan nada. A veces dibuja dependiendo de los bancos que encuentra (que son menos de los que a ella le gustaría) y otras veces deambula de una sala a otra y se para ante cualquier cosa que le llame la atención. 

A lo largo de estos meses se ha colado en rincones a los que no suele llegar el público: la sala de radiografías, el taller de restauración de pintura, el gabinete de dibujos y estampas, la cafetería del personal… y ha recogido sus impresiones con ese particular sello suyo en unas acuarelas expresivas y rápidas, llenas de líneas por todos lados y de colores rotundos y transparentes que ahora comparte con nosotros aquí.

Muchos nos acercamos al Prado con una mezcla de reverencia y vergüenza, sintiéndonos un poco intrusos. Lo mejor de este libro es que nos da permiso para disfrutar de verdad, sacudiéndonos esa sensación y haciéndolo nuestro. Que lo es.

Pueden comprarlo aquí.



González Byass: Historia de una bodega, desde 1835

Han pasado más de 180 años desde que Manuel María González envió sus primeras 10 botas a Inglaterra a bordo del Brilliant. Desde entonces, González Byass ha sorteado bandoleros, contribuido con su amontillado a la expedición del capitán Scott, surtido a los hermanos fossores del cementerio de Jerez o dado cobijo a los ratones más alegres y aficionados al vino dulce del planeta. Anécdotas amables que forman parte de su historia y que complementan bien el mayor de sus logros: llevar cinco generaciones criando los mejores vinos del mundo, y seguir haciéndolo en familia.

Pueden comprarlo aquí.

Si mil hijos tuviera...

Una antología de textos de una tertulia que reúne a unos amigos íntimos de la literatura y el vino de jerez (sin que el orden de los factores altere el producto). La tertulia tiene una clara vocación apostólica, tanto de la literatura como del jerez y, por eso, se remata la antología con la institución de la Hermandad de los mil hijos de Falstaff, mil y ni uno más.

Captura de pantalla 2018-03-24 a las 11.14.04.png